Vivir. Trabajar. Divertirse: La historia de Eric y la diabetes

Trabajar en la Asociación Americana de la Diabetes® significa tener un impacto en millones de personas y esforzarse por lograr un futuro sin diabetes y sus consecuencias.

Todos tenemos una historia que contar. Algunos de nosotros vivimos con diabetes tipo 1 o 2, diabetes gestacional o prediabetes. Otros tenemos seres queridos con la enfermedad o hemos perdido a alguien que luchó contra la enfermedad.

Los siguientes son relatos personales de los empleados de la Asociación sobre por qué se han entregado a la misión de prevenir y curar la diabetes, y mejorar la vida de todas las personas afectadas por la enfermedad.


 

Eric Cortés
Administrador principal de redes sociales e interacción digital
Oficina principal (Alexandria, Va.)

IMG_0068Mi probabilidad de tener diabetes es casi dos veces más alta. ¿Por qué? Porque soy latino.

Cuando comencé a trabajar en la Asociación Americana de la Diabetes en julio de 2015, este dato se me quedó grabado en la memoria para siempre: en comparación con las personas blancas no hispanas, el riesgo de un diagnóstico de diabetes es 1.7 veces más alto entre los latinos/hispanos. ¿Me hizo pensar en mis hábitos de alimentación y régimen de ejercicio? Definitivamente. También me hizo contemplar mis antecedentes familiares.

Recuerdo que cuando mi padre se enteró de mi nuevo empleo, mencionó que mi madre estaba a punto de tener prediabetes. Todavía no había recibido el diagnóstico, pero sus médicos le habían recomendado que cuidara sus hábitos de alimentación y comenzara a hacer más actividad física. Esta noticia hizo que mi padre la alentara a hacer más ejercicio. “Sal a caminar durante el almuerzo”, le dice con frecuencia.

Mi abuela tenía diabetes tipo 2, pero falleció recientemente. No quiero que mi madre enfrente un diagnóstico similar de diabetes tipo 2 y sus complicaciones. Cuando visito a mis padres, aliento a mi mamá a que salga a caminar y evite los malos hábitos de alimentación con los que creció y que, en algunos casos, todavía conserva. Cuando era niño, mi familia iba constantemente a restaurantes de comida rápida.

Además, cuando les dije a mi hermano y su esposa de que me iba a mudar a Virginia por mi nuevo trabajo, mi cuñada mencionó a su buena amiga Claire, quien tiene diabetes tipo 1. Quizá la recuerden del reciente blog de Diabetes Stops Here que escribió su madre, Marcie. He llegado a conocer mejor a Claire y cómo se controla la diabetes, y ¡me parece fabuloso que participa en el Tour de Cure® desde hace años!

IMG_0066Claire me habló sobre sus actividades con la oficina local de la Asociación en Washington D.C.  y luego me preguntó si quería unirme al equipo Moxie, el mejor equipo de familiares y amigos para el Tour de Cure en el área. Acepté con gusto la invitación al evento, que tuvo lugar en junio. Iba a ser la primera vez que montaba una distancia tan larga —36 millas— pero era un desafío que sabía beneficiaría mi salud, además de recaudar fondos para la Asociación. También era una excelente oportunidad de colaborar con la oficina local y grabar a Claire durante el recorrido en Facebook Live. (¡Vamos, Red Rider! Pueden ver la trasmisión en la página de Facebook del Tour de Cure.)

¡Gracias a Dios por las paradas! No soy un gran ciclista ni mucho menos. Los breves descansos durante el recorrido me hicieron muy feliz. Las pasas y bebidas energéticas que me ofrecieron los voluntarios me dieron ganas de seguir adelante y terminar. Tras terminar el recorrido en aproximadamente tres horas y media, me sentí maravillosamente. De hecho, me sentí tan bien, que he seguido montando bicicleta. Dos veces por semana, voy a trabajar en bicicleta —4 millas por tramo— lo que en total es 16 millas semanales. ¡Esto también me está ayudando a entrenar para el próximo Tour de Cure de 50 millas!

Entonces, ¿por qué me uní a la Asociación Americana de la Diabetes? Era una oportunidad de tener un impacto en la vida de todas las personas con diabetes. En el último año, he aprendido muchas cosas que me han ayudado no solo con mi propia salud, sino también con la salud de mis familiares y amigos. Mi trabajo en redes sociales también me da la oportunidad de hablar con gente en todo el país y oír sus historias. He trabajado en muchos proyectos y campañas que benefician a la comunidad con diabetes. La enfermedad puede causar temor, pero sonrío cada vez que leo u oigo un relato de alguien que persevera y supera los muchos obstáculos que presenta la diabetes.

Es desalentador leer que 12.8 por ciento de la población latina/hispana en Estados Unidos tiene diabetes. Sin embargo, me complace saber que todo mi trabajo —desde un breve mensaje de Twitter hasta un video largo de Facebook Live— tiene un impacto.


 

Si desea más información sobre oportunidades de empleo a nivel nacional en la Asociación y la vida allí, por favor visite diabetes.org/careers.

Twittear este posteo    Compartir en Facebook    Enviar posteo por email
Esta entrada fue publicada en Alto a la Diabetes, No Mas Diabetes, Poblacion Alto-Riesgo, Prediabetes, Tour de Cure y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

One Response to Vivir. Trabajar. Divertirse: La historia de Eric y la diabetes

  1. Marìa Rivas says:

    Tengo una hijo de 16 años que le diagnosticaron diabetes tipo 1 desde hace 5 años, la verdad me preocupa muchisimo que sus niveles casi nunca estan controlados, no come galletas, dulces ni nada de eso, pero le da mucha hambre yo creo por la edad, asì que come mas tortilla, u otra raciòn de carne o mas pollo o una fruta extra o mas verdura y no se logra controlar la glucosa, quisiera saber si la Asociaciòn cuenta en Mexico (Querètaro, Qro.) con algùnas asesorias, apoyo de psicologo o de algùna otra indole, ya que no cuento con los recursos suficientes para poder pagar èste tipo de ayuda. Tambièn he escuchado que podrìa usar una “BOMBITA” que le ayudaria muchisimo a controlar los niveles, sinembargo me informan que es muy costosa. Favor de indicarme si en Mèxico, en el estado de Querètaro, tienen algun representante de la Asociaciòn o algun telefono donde puedan darme esta informaciòn. Agradezco infinitamente su atenciòn y apoyo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *